Los nuevos neumáticos de Goodyear son un prototipo que se auto regeneran y son adaptables ante cualquier terreno e imprevisto.

El material que ocuparon consiste en un compuesto recargable y biodegradable en las bandas que se puede recargar con cápsulas individuales. Estas cápsulas están rellenas de un compuesto líquido, por lo que les permiten a las bandas que se regeneren y que el neumático se adapte a las circunstancias atmosféricas, las condiciones de la carretera o a los hábitos de manejo del conductor.

El compuesto se hará de un material biológico y se reforzará con fibras inspiradas en la seda de arañas.