En la constante búsqueda de un medio de transporte urbano limpio, las pruebas de diversos prototipos que puedan ayudar a conservar el planeta están a la orden del día. 

Es así que, en París se está probando un prototipo de vehículos acuáticos que se elevan sobre las aguas, y que, si pasan todas las pruebas, comenzarán a utilizarse este mismo año. 

Los taxis acuáticos «voladores», creados por la empresa «Sea Bubbles», son embarcaciones aerodinámicas capaces de alcanzar una velocidad de hasta 30 kilómetros por hora, flotando a unos 50 centímetros sobre el agua.

No generan ruido, tampoco emiten CO2, cuentan con láminas de fibra de vidrio que se despliegan para elevarlo en el aire cuando alcanza cierta velocidad y es alimentado por baterías eléctricas.

Cada taxi tiene capacidad para cuatro pasajeros y los pasajeros podrán pedirlo mediante una aplicación desde su celular.

Foto: Sea Bubbles

Un viaje a bordo de esta embarcación desde la Torre Eiffel, en el oeste de París, hasta la catedral de Notre-Dame, en el centro, tomará sólo unos cuantos minutos, evitando el tráfico de la ciudad y disfrutando de las mejores vistas de la ciudad desde el río Sena. 

Foto: Sea Bubbles

Una de las principales problemáticas que tiene «SeaBubbles», es que el límite máximo de velocidad en el río Sena es muy lento y esperan que las autoridades lo puedan elevar para que el proyecto cumpla sus objetivos. 

El Presidente de Sea Bubble, el sueco Anders Bringdal, y el vicepresidente de la empresa, el francés Alain Thebault, comentaron que «todo parece indicar que podremos comenzar a operar nuestros Bubble Taxis en el primer trimestre 2020».

¿Habrá en otros países?

Otras pruebas se están llevando a cabo en Ginebra, Miami, Saint-Tropez, y Mónaco. Pero, hasta ahora, París es el proyecto más avanzado.

Aquí un video: