Una de las preocupaciones actuales de las empresas de movilidad, es encontrar tecnologías para seguir funcionando, pero sin causar grandes impactos en el medio ambiente.

Por ejemplo, Airbus está invirtiendo y desarrollando una alternativa de propulsión ecológica. Es por esto que inauguró una planta de pruebas de «E-Aircraft Systems, en Ottobrunn, al norte de Munich.

En el recinto E-Aircraft System House, también conocido como EAS House, «se investigarán tecnologías para fuentes de energía y sistemas de propulsión alternativos, como motores eléctricos para vehículos aéreos no tripulados, sistemas de propulsión híbrida o combustibles alternativos como el hidrógeno. La planta es el primer centro de pruebas de este tipo en todo el mundo en el que se podrán integrar y probar sistemas completos.»

Este moderno centro de investigación tiene más de 3,000 m2, convirtiéndose en la casa de pruebas más grande dedicada exclusivamente a sistemas de propulsión y combustibles alternativos en Europa.

EAS House, recibió una inversión de 50 millones de euros con el objetivo desarrollar tecnologías de propulsión alternativa necesaria para ayudar a la primera generación de aviones comerciales de cero emisiones que volarán en 2030. 

Foto: Ross Parmly // Unsplash

El principal proyecto a desarrollarse en estas instalaciones es el «E-Fan X», que acelerará el progreso de la tecnología híbrida eléctrica para contar con todos los requerimientos y certificarse como los primeros vuelos comerciales cero emisiones. 

A inicios del 2020, Rolls-Royce entregará el motor eléctrico que reemplazará una de las cuatro turbinas de gas instaladas en el avión de prueba, un BAe 146. El motor eléctrico estará equipado con 2 MW de potencia.

Foto: Airbus

Una vez entregado, el motor se someterá a rigurosas, pero necesarias pruebas para mostrar su eficacia y capacidades en preparación para el primer vuelo del el E-Fan X, programado para el 2021.