Llegó la esperada hora en que Ferrari sacara a la venta un PHEV de producción en serie. El SF90 Stradale hace tributo a los 90 años de la fundación de la Scuderia Ferrari y con ello se enfatiza la estrecha relación que ha existido entre los autos de pista y los de carretera.

 

 

El SF90 Stradale posee un V8 a 90 grados turbo cargado que entrega 770 hp, hasta ahora el V8 más poderoso de la marca. Aparte, tres motores eléctricos se encargan de elevar la potencia total del auto a 986 hp y lo hacen de la siguiente manera: un motor eléctrico va acoplado entre el V8 de gasolina y la transmisión de doble embrague (de 8 cambios), propulsando al eje trasero y otros dos se encargan de darle vida a las ruedas del eje delantero y actúan según sea necesario para mantener el auto en la óptima trayectoria en curvas por medio de un sistema de gestión de torque o si las condiciones del camino son un tanto variables.

 

 

Una de las características más sorprendentes de este auto -aparte de su cúmulo de tecnologías- es que, para ahorrarse 10 kg de peso, se eliminó el mecanismo y los engranajes de la reversa en la caja de velocidades, dejándole esa tarea a los motores eléctricos del eje delantero.

 

 

Los distintos modos de manejo disponibles son:

eDrive: totalmente eléctrico y utilizando únicamente el eje delantero para propulsar el auto, con un rango máximo de 25 km. Ideal para recorridos en ciudad o en zonas donde esté restringido el ruido del motor.

Hybrid: el modo en que siempre inicia el auto al prenderlo. El poder fluye acorde a las necesidades, optimizando la eficiencia y gestionando cuándo es necesario tener prendido el motor de combustión y cuándo no.

Performance: se mantiene encendido el motor de combustión todo el tiempo, en función descargar las baterías. Esto garantiza poder instantáneo al momento de ser  requerido, garantizando el máximo placer de conducción.

Qualify: en este modo se entrega el máximo poder de los motores eléctricos. El control lógico dá prioridad al desempeño sobre la carga de las baterías.

Algunas de sus cifras son:

Velocidad máxima: 340 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 2.5 segundos

Aceleración de 0 a 200 km/h: 6.7 segundos

Distancia de frenado de 100 a 0 km/h: menos de 29.5 metros

Reparto de peso: Frente 45%, Trasero 55%

Peso en vacío: 1,570 kg

 

 

En conclusión, un auto impresionante tanto por su estética como por sus capacidades dinámicas, pero más que nada, por el desarrollo tecnológico que conlleva.