Como parte de la celebración de su centenario, Bentley le encomendó a Mulliner la creación de un Continental GT Convertible de edición limitada a una sola unidad, con especificaciones por demás únicas y exclusivas, inspiradas en la región de Bavaria, por lo cual el auto es de color Blanco Glaciar en su carrocería y Azul Imperial en el toldo; colores de la bandera de Bavaria.

 

En un acabado cromado, el patrón de la bandera adorna los costados delanteros con detalles de esmalte. Los rines son Mulliner de 22 pulgadas y ostenta una parrilla  inferior cromada brillante. En el interior, las cabeceras de los asientos están bordados con el patrón de la bandera bávara en  blanco y azul claro. Para complementar el patrón de la bandera, hay una placa de Bentley Bavaria Edition.

¿Qué es Mulliner?

Mulliner existe para responder a los requisitos de los clientes más exigentes de Bentley. Se puede realizar cualquier tipo de personalización para crear un Bentley único de gusto individual.

Las raíces de Mulliner se remontan a los años 1500: el enfoque original de la empresa era crear lujosos carruajes tirados por caballos. En 1923, Mulliner exhibió el trabajo en un chasis Bentley por primera vez, exhibiendo un Bentley 3 litros de dos plazas en el Olympia Show en Londres, solo cuatro años después de la fundación de Bentley Motors. En 1953, Mulliner construyó uno de los Bentley más emblemáticos de la historia: el R Type Continental. Este modelo inspiró el diseño del actual Continental GT. En 1957, Mulliner introdujo el Continental Flying Spur, un saloon especial de cuatro puertas construido sobre el chasis Bentley Continental. Mulliner se convirtió oficialmente en parte de Bentley Motors en 1959, estableciendo sus talleres en Crewe.