Tomando como base los resultados de las ventas en el mercado norteamericano, todo indica que los vehículos con motor a Diésel están creciendo en la preferencia de los consumidores, ya que ofrecen buen rendimiento, alto grado de confiabilidad y claro está, gran poder para carga y arrastre.

 

 

De igual manera, los autos eléctricos e híbridos están siendo muy tomados en cuenta, dejando un tanto en el rincón de los olvidados a los eléctricos de rango extendido, también conocidos como “Plug-in Hybrid”.