Bentley utiliza energía “limpia” para fabricar todos sus autos, ya que han instalado 10 mil paneles solares sobre los techos de sus instalaciones, tanto en su planta de armado como en sus bodegas de almacenamiento de producto terminado.

 

 

Son 16,426 metros cuadrados, suficiente como para cubrir 2 campos de futbol, reduciendo así la generación de CO2 equivalente a 3,300 toneladas al año.