Ya que Volkswagen está dispuesta a comercializar vehículos eléctricos de bajo costo, todo indica que, para consolidarse en el mercado, podría sacrificar utilidades, por lo menos en este lanzamiento y de este modo afianzarse en el gusto de los clientes.

 

Tal parece que Volkswagen quiere convertirse en la marca más poderosa en cuanto a ventas de vehículos eléctricos , tanto de volumen como de lujo y quitarle toda posibilidad a Tesla y demás competidores, desarrollando tecnologías por demás amistosas con el usuario, gran rango de recorrido, altos estándares de seguridad y costos por demás accesibles. Con ello sería regresar a su filosofía original; el auto del pueblo.

 

 

Mucho tiene que ver el hecho de que están invirtiendo en poner al 100 por ciento la eficiencia de su nueva plataforma modular totalmente eléctrica, mejor conocida como MEB, misma que utilizarán para diferentes modelos de las distintas marcas del Grupo VW (SEAT, Skoda, Audi, Cupra, etc).

 

 

Por lo pronto, el primer vehículo totalmente eléctrico de la firma, conocido hasta ahora como ID, tiene como fecha de pre venta, el 8 de mayo de 2019, para algunos países de Europa, con un costo aproximado de 30,000 Euros y un rango de más de 300 kilómetros por carga.