Los vehículos aéreos eléctricos para el servicio de taxis aéreos para conectar puntos distantes en zonas urbanas y suburbanas, forman parte de una gran apuesta de la industria aeroespacial y tecnológica de forma conjunta.

 

Uno de los vehículos tipo eVOLT, naves de despegue vertical, que podría surcar el cielo es el Bell Nexus, recientemente presentado en la Feria de la Electrónica de Consumo (CES) de Las Vegas 2019.

 

El Bell Nexus de Bell Helicopter, especialista en producción de helicópteros comerciales y militares, es un prototipo a escala con capacidad para cinco ocupantes, equipado con seis hélices que funcionarán en una primera etapa con un sistema híbrido que combina baterías eléctricas y combustible fósil.

 

 

La aeronave final se creará en conjunto con otras empresas especializadas en distintos ámbitos. Como en sistema de propulsión híbrido; de almacenamiento de energía y desarrolladores de hardware y software del ordenador de control de vuelo.

 

Bell Nexus, busca estar presente en el servicio Uber Air, la modalidad de transporte de la tecnológica que busca implementar un nuevo sistema de viajes aéreos alternativos a los aeropuertos y helipuertos.

 

 

La meta de Bell es que la nave, que pesa casi 3 toneladas, pueda volar cerca de 250 kilómetros en una hora. Si se cumplen los plazos estimados, las pruebas comenzarían en 2023.

 

 

Antes de que este o cualquier otro vehículo de este tipo llegue a funcionar con normalidad, es necesario que exista una legislación para que pueda operar de manera segura. También será necesario el desarrollar infraestructuras específicas en las ciudades para que puedan aterrizar y despegar.